Una chilena en Silicon Valley, por Denisse Goldfarb

Publicado el 13 diciembre, 2017

Tuve la oportunidad de estar aquí una semana participando en el programa ejecutivo de la Singularity University (SU). ¿Cómo es estar en el centro geek por excelencia? ¿Qué mueve a estos expertos de la innovación mundial? Aquí mi experiencia.

En Silicon Valley se respira el orgullo por la innovación, el fracaso como una religión (parte inherente del proceso creativo) y apertura por la diversidad de pensamiento, estilos y cortes de pelo. Mucho respeto por el medio ambiente, el reciclaje y la proliferación de edificios inteligentes con certificación Leed. También, de manera más reservada, hay expectación por la nueva ley que legaliza la venta de marihuana a partir de enero 2018 en el estado de California.

Mucho espacio, carreteras anchas y zonas verdes, casi nadie en las calles (todos se trasladan en auto). Y varios restaurants americanos y asiáticos. Así es Cupertino, la ciudad Apple, con el símbolo de la manzana en cada esquina recordando el nombre de las calles. En noviembre pasado abrió el Visitor Center del Apple Park, el nuevo headquearter en forma circular que alberga a 12.000 empleados y tuvo un costo de unos 5 mil millones de dólares. Este centro de visitas no te permite entrar al edificio, en cambio, ofrece una experiencia de realidad aumentada para conocer el campus, un Apple store con productos exclusivos, cafetería y terraza desde donde puedes mirar el edificio.

Alojamos en el hotel Aloft Cupertino, que se diferencia por ofrecer una experiencia tech: ilustraciones de circuitos electrónicos, revista Wired en la pieza, ascensor con música de nightclub y un servicial robot room service que atraviesa solo los pasillos, sube el ascensor y llega a tu pieza para darte cuidadosamente tu encargo. So cute. Y si tienes suerte como yo, cuando pidas tu Uber puede traer karaoke, micrófono, luces y ipad para elegir tu playlist, y así viajar cantando a todo pulmón.

 

Programa Ejecutivo SU

La Singularity University no es una universidad como tal. Ellos mismos te lo dicen. Sin los programas tradicionales de pregrado y postgrado como los de Stanford, su objetivo es concientizar a líderes y emprendedores sobre el futuro y como las tecnologías exponenciales nos ayudarán a superar los grandes desafíos de la humanidad (más info en www.su.org). Lejos de la visión fatalista de los robots-nos-quitarán-empleos, plantean que la inteligencia artificial y la robótica aumentarán la capacidad del ser humano de manera acelerada, a un bajo costo, y trayendo con ello abundancia. Habrá personas que perderán su trabajo? Sí, pero tendrán la posibilidad de reconvertirse, tal como lo hicieron los ascensoristas un par de décadas atrás.

¿Mis compañeros? 97 alumnos, entre 32 y 68 años. 30 países. 23% emprendedores, 12% inversionistas, el resto ejecutivos de empresas, gobierno y ONGs. ¿Mujeres? 25% del total. Varios latinos y españoles. Muchos CEO, asesores de presidentes/gobiernos, consultores internacionales, ejecutivos de grandes corporaciones de áreas como Data & Analitycs, Operaciones, Research & Development, Sustainability, y unos pocos de RRHH igual que yo. Varios en período de transición laboral reevaluando su futuro y buscando nuevas ideas. Algunos optimistas sobre el futuro y otros pesimistas, todos buscando aprender y conectar entre sí.

 

Inicio de mi reality show

El programa tiene un formato “ inmersivo”: seis días seguidos y agenda de 6am a 20pm que incluye wellness, desayuno, almuerzo y cena. Esto permite que personas con poco tiempo saquen el máximo provecho de las clases y puedan conocer e interactuar con la mayor cantidad de alumnos posible.

Esta es la versión #40 del programa y se nota un meticuloso diseño de la experiencia end to end. El día 1 te registras a través de un “circuito” de estaciones donde distintas personas te explican cada parte del programa. Instrucciones para usar una app especial para descargar material del programa y hacer networking. Actividades wellness (yoga, bootcamp sessions, app para meditar). De regalo, un maletín con souvenirs techies y curiosidades como por ejemplo, una bolsa con helado para astronautas. Lo más raro: te toman muestras de tu mano en una placa de Petri, para estudiar tu diversidad de bacterias para la clase de Microbioma.

 

Clases y el chip de Matrix

El campus de Singularity queda en el NASA Ames Research Center de Mountain view. Es un recinto amplio, con edificios construidos en los 1930’s y 1950’s con un impresionante hangar de acero al centro de todas las miradas. El campus es sencillo y funcional, tiene distintos sectores para dar clases, tener reuniones privadas, almorzar, probar tecnologías en su propio laboratorio o retirarse unos minutos al sector de meditación.

Ya en clases, el primer día preguntaron si había algún psicólogo en la sala. Levanté la mano y todas las cabezas se dieron vuelta automáticamente. Si, el efecto de “que miedo me vas a analizar” también ocurre allá.

¿Contenidos del curso? Inteligencia artificial (IA), internet of things, realidad aumentada/extendida, manufactura 3D, robótica, quantum computing. Blockchain y ciber resiliencia. Desafíos de la humanidad: energía, comida, cambio climático, prosperidad. Exploración del espacio. Medicina, neurociencia y genética. Transformación organizacional a través de liderazgo exponencial, aprendizaje escalable y problemas éticos del uso de tecnología. Cómo hacer un prototipo en 26 minutos. Exponential economics. Cada tema para volarte los sesos. Me gustó mucho que después de dar clases los profesores estaban disponibles para conversar, responder preguntas y sentarse en tu mesa para almorzar.

En lo personal, las charlas más impactantes fueron las de Peter Diamandis y Ray Kurlzweil, no por nada los fundadores de la SU. En solo 60 minutos, ponen de cabeza todos tus paradigmas sobre el futuro. Tu hijo de seis años jamás aprenderá a manejar (autos autónomos). La incipiente colonización del hombre en la luna ocurrirá en parte por la reducción de costos de la carrera espacial gracias al concurso Xprize. La nueva esperanza de vida sobre los 100 años será posible en una primera etapa gracias a la interpretación de nuestro genoma por menos de US$100. Y en una segunda etapa, conectaremos nuestro cerebro a la nube a través de nanorobots, tipo Neo en Matrix. Si, suena todo impactante. Pero no olvidemos que estas predicciones tienen el aval de Kurzweil, el futurista con mejor índice de certeza en el mundo (86%).

 

 ¿Y ahora qué? 

Sea cual sea tu posición personal sobre estos temas, hay un hecho innegable: el avance de la tecnología seguirá su curso y ningún gobierno, ley o economía podrá frenar su crecimiento. Por ello, es deber de cada uno estar informado, prepararse y en lo posible adoptar nuevas tecnologías y entender sus beneficios. Estos cambios están ocurriendo ya a nuestro alrededor y se vendrán muchos cambios importantes dentro de los próximos diez años.

 

Algunas ideas de cómo informarse:

  • Buscar noticias, seminarios de actualización sobre transformación digital y nuevas tecnologíasPaís Digital hace difusión y organiza actividades durante el año (www.paisdigital.org). También en Microsoft realizamos encuentros para compartir prácticas sobre el uso de cloud, ciberseguridad, inteligencia artificial (en Linkedin @sergiorademacher, @franciscaarenas, @wilsonpais, @wilsonchiesa)
  • Para conocer nuevas prácticas y tendencias en áreas de gestión de personas y comunicación organizacional pueden suscribirse gratis al newsletter de www.HRConnect.cl y revisar el blog de mi compañera española Teresa Niubo de Singularity www.teresaniubo.com
  • Peter Diamandis, fundador de Singularity University estuvo recientemente en Chile invitado por una compañía de seguros. Tiene dos libros: “Abundance” y “Bold” y un sitio web: www.diamandis.com
  • Puedes ser parte de la comunidad Singularity descargando gratis la app Singularity Hub para networking y reportajes (en inglés), o asistir al summit que se realizará en Chile en marzo 14-15.(http://singularityuchilesummit.com/)

 

Acerca de Denisse Goldfarb

Denisse Goldfarb es Directora de Recursos Humanos en Microsoft Chile, donde vela por evangelizar sobre transformación digital, la gestión estratégica del talento y el futuro del trabajo.

 

Fuente: LinkedIn

 

¡Súmate tú también al movimiento, un nuevo mindset para las alianzas del futuro! SingularityU Chile Summit ’18, el mayor encuentro de transformación digital y disrupción corporativa de Chile y Sudamérica.

 

Comparte este artículo